• Gilberto Destrabau

José Antonio Meade Kuribreña es economista y abogado. Nunca ha sido político y la prueba está en que encabezó dos ministerios con Felipe Calderón y lleva tres con Enrique Peña Nieto. Nunca ha pronunciado las palabras que aparecen en el encabezado, pero las dice todos los días con sus acciones.

Tan sólo en esta semana ya ha demostrado dos veces su alergia por el arte de lo posible: “No se debe politizar el salario mínimo”, fue la primera; “no politizar el paquete económico 2018”, fue la segunda. A ese paso los observadores esperan que de un momento a otro salga a la palestra a pedir que no se politicen las elecciones de 2018. Su ideal será que se elija a un Presidente sin tener que hacer política, especialmente si ese posible Presidente resulta ser él.

Nuño y las cronopatías mexicanas
México hizo su reforma energética cuando ya no tenía petróleo; su reforma de telecomunicaciones cuando todo el espectro tenía un solo dueño y ahora cuando los Estados Unidos declina como primera potencia mundial y alza un muro para impedir el paso de la raza, inicia un programa para que todos hablemos inglés en 20 años.
Yo diría que el inglés ya es obsoleto. Lo inteligente sería que nos pusieran aprender chino. No sólo porque en 2020 China será la primera economía mundial, sino porque ya tenemos la infraestructura. Sería cuestión solamente de convertir en escuelas todos los cafés, restaurantes y tiendas de chinos que nos han invadido.

Alcalde vende Lienzo Charro a particulares
El alcalde panista de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, despojó a la Asociación de Charros de la entidad de los terrenos e instalaciones de su Lienzo Charro para venderlo a particulares, con lo que dejó sin espacio público alguno a quienes practican esta actividad típica mexicana, nombrada por UNESCO como Patrimonio Intangible de la Humanidad.

El presidente de la Unión de Asociaciones de Charros de Querétaro, José Antonio Quiroz Urbiola y  representantes de 51 asociaciones dedicadas a este deporte, acudieron al Palacio Municipal de Querétaro a solicitar a las autoridades locales que destinen un espacio para practicar el justamente llamado “deporte nacional”.

Para arribar al Palacio Municipal los representantes de las organizaciones de charros realizaron una cabalgata hasta llegar a la Presidencia Municipal de Querétaro con el objetivo de dar a conocer a la población la situación que enfrenta la charrería del Estado, al ser despojada del único espacio público para practicar su deporte. El cabildo se negó a recibirlos, pero fueron atendidos por los coordinadores de los regidores del PRI, PAN y Morena.

Quiroz Urbiola precisó que Querétaro contaba con su Lienzo Charro, pero con el crecimiento de la ciudad fue rebasado y las autoridades municipales ofrecieron construir nuevas instalaciones, de primer nivel en el Parque Bicentenario de Santa Rosa Jáuregui, construcción que no fue concluida y por tanto, los charros queretanos exigen un lugar para sus actividades.

Anuncios