Declaran a charrería Patrimonio Cultural

  • Ernesto Acosta

Aseguran que más que un deporte, es una forma de vida

Saltillo.- Por mayoría, el Congreso del Estado declaró al deporte de la charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial de Coahuila, iniciativa que fue presentada por Ricardo López Campos, diputado de la anterior legislatura.

Así, la Secretaría de Cultura y las instancias correspondientes en los municipios, así como las demás autoridades competentes, procurarán la preservación de los lienzos charros en la entidad y fomentarán la creación de reservas territoriales para destinarlas a la práctica de este deporte, dando así oportunidad a la conservación del mismo, y a su promoción entre los niños y jóvenes.

La charrería, se argumentó, es más que un deporte netamente mexicano, es una forma de vida, es un símbolo de identificación de los mexicanos, de nuestras raíces y costumbres, ya que surgió en el campo desde que se crearon las haciendas.

“Es el único deporte nacional por excelencia”, aseguró la diputada Leticia Lara Rodríguez. “El jinete mexicano no sólo desarrolla una monta y atuendo propios, sino que estos poco a poco lo identifican, de manera universalmente aceptada, como ‘el charro’, concepto que liga y define nacional e internacionalmente la figura de México.

“El charro mexicano fue factor determinante en las guerras de Independencia, la de Reforma, la defensa del país ante las invasiones francesa y estadounidense, así como en la Revolución Mexicana, principalmente el charro de a caballo”.

Actualmente, el charro mexicano y la china poblana están considerados como dos íconos de la mexicanidad junto a los símbolos patrios y desde la época del presidente Manuel Ávila Camacho se declaró al charro como símbolo de lo nacional y se ha considerado desde entonces como reserva del Ejército en las divisiones de caballería.

La charrería aporta a nuestro país no sólo la belleza del espectáculo en sí, sino que alrededor de la misma se desarrollan artes y oficios que generan miles de empleos en los ramos de talabartería, textil, herrería, sastrería y orfebrería.

A nivel estatal se organizan anualmente competencias regionales y nacionales con aproximadamente 2 mil charros y 500 escaramuzas participantes con una derrama importante de dinero en hoteles, restaurantes y comercio.

Anuncios