Está en la Isla San Marcos y su acceso es complicado

 ALDO BONILLA CHAVEZ

+ El doctor Juan José de Alba Martín, quien al igual que todos los charros añora la famosísima Villa Charra, asegura que el actual Lienzo está sumamente alejado y ahuyenta a los aficionados

¨Mira Aldo¨, yo te pido un gran favor, de veras, de veras, no me toques ese vals porque me pones a llorar y por lo tanto no me preguntes de la Villa Charra, porque es una criatura que tú, tu abuelito don J. Cruz Bonilla Méndez la vieron nacer y con qué entusiasmo lo hizo, nació ese escenario con la frente en alto y como decimos los charros, ¨con el sombrero a media frente¨ y acuérdate que vino el presidente de la República a inaugurarla, acuérdate que se le puso el nombre de un señor gobernador, acontecimientos que la institucionalizaron como la catedral de la Charrería en México y hoy, aunque nos han construido un nuevo lienzo en la Isla San Marcos no es más que un remedo de lo que fue nuestra Villa Charra y para llegar a ese lugar hay que pasar por una y media fronteras por lo que tanto a los charros como a los aficionados será muy difícil llegar a ella, dijo a FUERZA AGUASCALIENTES el doctor Juan José de Alba Martín y por ahora puedo decir ¨ni modo, al no haber más hay que conformarnos¨. 

Todo un personaje de la medicina, del altruismo, la filantropía y de los charros, el doctor De Alba Martín, colaborador de FUERZA AGUASCALIENTES, recuerda que en la funciona Villa Charra se llevaron a cabo dos Campeonatos Nacionales Charros y podemos presumir que el primero de carácter Internacional se realizó en ese escenario, lo que es un gran motivo de orgullo pues vinieron personas de a caballo que practican las actividades campiranas en apego a las tradiciones de su país. 

Hay que recordar, nos dice, que tuvimos aquí a argentinos, colombianos, cubanos y las muchachitas cubanas aprendieron a hacer aquí lo que hacían aquí nuestras Escaramuzas y ¨la raza¨, esto es el público, le llamó la ¨Escara-Cuba¨, primera vez en que la historia mundial en que esas valiente señoritas de a caballo ejecutaron las suertes de la Escaramuza.

 

La Villa Charra, nos dice el doctor Juan José de Alba, fue un orgullo nacional y podría seguir contando miles de anécdotas y cosas históricas que merecen una nomenclatura en oro y gigantesca, ahora bien, con relación al Lienzo Charro que han levantado en terrenos de la Isla San Marcos no voy a hablarles por mí, sino a través de la voz del público que nos ha manifestado a la hora de intercambiar opiniones. 

Y primeramente tengo que decir que hay muchísimas dificultades para llegar al Lienzo Charro, dificultad para transportar el ganado ya que tienen que llevar remolques muy grandes, algo que es casi imposible por lo que hay que hacerlo con remolques pequeños en los que apenas caben, si acaso, cuatro o dos caballos y eso es algo muy problemático, porque inclusive en ocasiones ni eso se puede y hay que utilizar camionetas. 

Esto, agrega el doctor Juan José de Alba Martín, ha provocado muchas dificultades para poder acceder a las instalaciones del Lienzo y si eso pasa con nosotros los charros, no se diga con el público, el cual tiene que atravesar la gigantesca isla para poder accesar al escenario, imagínate unas personas, así que tú y yo, ¨yo apenas a punto de entrar a la tercera y tú ya en la cuarta o quinta edad, que tiene que trasladarse a lo mejor con andaderas o bien en silla de ruedas porque por enfermedad no puede hacerlo por su propio pie, eso sí, agrega, que es un verdadero calvario. –CONTINUARA con la historia del primer marcador a nivel nacional-.

Anuncios