Alazanes, Bayos y Tordillos

  • JAVIER RODRÍGUEZ ACEVEDO 

Zacatecas.- Del 10 al 21 de abril, 12 niños y jóvenes, entre los 5 y 15 años, se aventuraron a aprender el abecé de la charrería en el Rancho El Herradero, ubicado en Las Catarinas, en Fresnillo, Zacatecas, propiedad de doña María Pérez de Gurrola, presidente honoraria de la Asociación de Charros Hermanos Gurrola, mujer bragada, más charra que muchos que presumen serlo.

Aquí, su nieto, Octavio Tayo Gurrola Cazares, charro zacatecano que milita en la Asociación de Charros Tres Potrillos de Jalisco, imparte un curso de charrería en el que los chamacos, procedentes de Calera, San Antonio, Pánuco, Fresnillo y Zacatecas, aprenden los pormenores del único deporte nacional que tiene nuestro México.

Las actividades inician a las 11 horas, para finalizar la jornada a eso de las 19 horas. Allá mismo consumen los sagrados alimentos; algunos de ellos pernoctan en el rancho, otros regresan a sus hogares para estar presentes al día siguiente y continuar con el aprendizaje de este bello deporte.

Explicó Tayo que en el rancho cuentan con cabalgaduras, pero los que tienen las llevan para “ponerlas”, de tal manera que todo está previsto para que al alumno no le falte nada para aprender todas y cada una de las faenas de la charrería.

Los alumnos quieren aprender determinada faena, ya que les gusta o es la que hace su padre. La intención es que las conozcan y practiquen todas, ya después se especializarán en alguna.

Mañana clausurarán este curso. A eso de las 16 horas se celebrará una exhibición para saber qué es lo que aprendieron los chamacos; posteriormente, se realizará la entrega de reconocimientos de participación, para finalizar con un convivio con los familiares de los alumnos y la familia Gurrola.

 

Anuncios