ABREVADERO CHARRO

  • DR. JUAN JOSE DE ALBA MARTIN

 

No me cabe la menor duda, hoy y siempre que la charrería, una auténtica filosofía de vida.

 La charrería antes que un deporte es una filosofía de mexicanidad. De una mexicanidad que lo primero que nos enseña es el respeto y a ser hombres de bien. El respeto al maestro, el amor y la entrega a la familia. Eso, la unidad familiar es justamente lo que está necesitando en estos momentos la sociedad en la que nos desenvolvemos, la que parece haber perdido el rumbo e incluso estar apartándose de Dios.

Necesitamos con urgencia volver a recuperar esa filosofía de vida para que la familia y la sociedad tengan un mejor futuro. 

Y claro que hay que recordar que a una familia unida no la vence nadie.

La familia ha sido, es y seguir  siendo el pilar de la sociedad.

Sin embargo, hoy mas que nunca está amenazada, vive en crisis y parece que el mundo del fin de milenio camina sin rumbo hacia el precipicio.  Es urgente que volvamos los ojos hacia Dios, que recuperemos todos los valores que distinguieron a nuestros antecesores o de lo contrario seguiremos lamentándonos al agudizarse la crisis de valores que estamos dejando a las nuevas generaciones. 

Y no, de ninguna manera estoy descubriendo el hilo negro ni tampoco peco de moralista, simple y sencillamente es una realidad triste que estamos obligados a cambiar. En estos momentos que atraviesa momentos difíciles el llamado “más mexicano de los deportes”, no significa que se encuentra en crisis, la charrería antes que un deporte es una auténtica filosofía de vida. Una filosofía de mexicanidad, de una mexicanidad que lo primero que nos enseña es el respeto y a ser hombres de bien.

El respeto al maestro, a la autoridad, el amor y la entrega a la familia, el amor mariano hacia la Santísima Virgen.

Anuncios