Charros y adelitas, pertenecientes a la Escuadra de Charrería Mexicana, conquistaron a cientos de personas que asistieron a la Medialuna de Paine, localidad rural distante 55 kilómetros al sur de Santiago.

En el marco de una visita de poco más de 20 días que realizan a este país sudamericano, los mexicanos efectuaron una presentación que fue aclamada por hombres, mujeres, jóvenes y niños, quienes apreciaron la destreza de los integrantes de la escuadra.

La actividad contempló jineteadas, piales, el paso de la muerte y domaduras, además de música mexicana interpretada por una cantante a caballo que se paseó con gran elegancia por la medialuna de esta localidad.

Los espectadores, que aplaudieron cada salida de charros y adelitas, vibraron con la domadura y alentaron en todo momento a cada valiente que se subió a un animal para tratar de controlarlo, en una jornada donde chilenos y mexicanos demostraron una vez más su hermandad.

Un cantante de corridos entre el público, que dedicó varios temas a las mujeres presentes, amenizó las esperas entre un animal y otro, en una jornada que tuvo como “plato fuerte” a las adelitas montadas en sus caballos.

Ocho de ellas se hicieron presentes en la medialuna, montando de costado y con atractivos vestidos, para realizar una serie de movimientos con sus animales, los cuales fueron facilitados por un empresario chileno hace varios días.

Cruces entre ellas y formaciones al interior del recinto llamaron la atención de los espectadores, quienes incluso se pararon de sus asientos para apreciar de mejor forma y aplaudir la presentación de las mujeres mexicanas.

Al término del espectáculo, los cientos de asistentes aclamaron la presentación de charros y adelitas, todo mientras sonaban corridos por los parlantes del lugar en una jornada donde México se trasladó a Paine para seguir fortaleciendo los lazos de hermandad.

Hace unos días, la embajada de México en Chile suscribió un memorando de entendimiento con la Federación de Rodeo Chileno para incrementar los vínculos y la cooperación entre los dos países en varias materias.

Uno de los temas que interesa a la federación chilena es conocer el proceso mediante el cual la charrería fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO, misma distinción que busca obtener el rodeo, deporte nacional de este país sudamericano

Anuncios