índice

1. Tener claro para qué uso se compra un caballo (ejemplo para competencias, carreras, charreada, hobby, etc.).
2. Tener espacio suficiente, para que el animal pueda moverse libremente.
3. Disponer de suficientes recursos para cubrir las necesidades de este noble y exigente animal. Hay muchos gastos asociados con ello: alimentación y suplementos, costos medicinales, herradura y otros.

4. Disponer de tiempo para atender y observar el caballo, para evitar problemas de salud. Y, por supuesto, suficiente tiempo para montar.

5. Si tienes todas las circunstancias mencionadas, pero no tienes mucha experiencia, entonces pida a un experto o un veterinario que te acompañe a la compra de un caballo.

6. El lugar, donde acomodas el caballo, tiene que estar listo para recibirlo.

  • En la pesebrera tiene que haber comedero, bebedero y un cubo de sal, colgado en la muralla.
  • La pesebrera tiene que ser muy limpia y no puede faltar una buena cantidad de paja.

7. Es conveniente tenerle compañía al animal, para que no esté solo.

O si uno no tiene las circunstancias adecuadas para mantener un caballo entonces pagar a alguien que realmente lo cuide bien.

Recomiendo hacer una investigación de las escuelas de equitación, o pensiones para caballos cómo ejemplo donde a uno le pueden cuidar bien al caballo y uno paga una cierta cantidad de dinero y cuando uno tiene tiempo va a ver al animal.

Anuncios