#

Tal y como estaba prevista por la Unión de Asociaciones Charras de Yucatán, la primera fecha del Circuito Peninsular dejó en claro el buen nivel de la competencia y lo reñido, además de elogios por parte de varios competidores que coincidieron en que hacía falta un evento de este tipo.

Los aficionados al llamado deporte nacional tuvieron la oportunidad, durante dos días, de disfrutar de las suertes charras en el Lienzo Los Laureles, comenzando con la cala de caballo, seguido de piales, coleadores, jinete de toro, terna en el ruedo, jineteo de yegua, manganas a pie, manganas a caballo y para rematar con el paso de la muerte.

Y es precisamente esta última una de las que más mantuvo atentos al público, pues aunque en todas exponen en físico, en está es aún mayor el peligro y por ende la preparación.

Martí Juanes, del equipo Minas de Mocochá, con unos 15 años de experiencia admitió que se puee sentir un poco de miedo, pero luego la adrenalina hace que todo se olvide.

“Es una suerte muy exigente en la que se requiere al mismo tiempo equilibrio, fuerza en las piernas y brazos y mucha concentración, pues un descuido y te quedas entre las patas de los animales”, señaló el charro, quien se ha llevado buenos golpes a lo largo de su trayectoria, incluso hasta lo han noqueado.

Como cualquier otra actividad, señaló que es necesaria la preparación y en su caso entrena con su equipo dos veces a la semana, los martes y jueves, de cuatro a ocho de la noche. Además del paso de la muerte, igual compite en jineteo de toro y yegua.

David Zozaya, del equipo “Rosarito”, Tizimín, es otro charro que eligió el paso de la muerte al considerarlo emocionante, y en su caso apenas se está iniciando en esta actividad, pues tiene un año, pero espera seguir por muchos años, pues la charrería le apasiona.

Después de haber competido 13 equipos, Xtul, Quintana Roo, se colocó al frente con 314 puntos, muy de cerca por la Hacienda Paraíso de Progreso, con 306 unidades, y en tercero seguía Montecristo, con 297.

Para rematar de manera bella la jornada charra se contó con la presentación de dos escaramuzas, la Hacienda Santa Cruz, provenientes de Campeche, y las de Santa Rita, de Maxcanú, que ejecutaron vistosas coreografías para ganarse fuertes aplausos de la concurrencia.

La siguiente fecha será el 22 y 23 de abril en el rancho Kancabchén de Baca, y antes de la tercera y última, habrá una pausa para celebrar el campeonato estatal charro, del 5 al 7 de mayo en el rancho El Coraje de Mocochá. Al concluir el estatal se establecerá la última fecha y sede del circuito. Los dos primeros circuitos ofrecen un premio de $30 mil a los tres primeros lugares, además de uno de 60 mil entre los tres equipos que lleguen a la final del torneo.

Anuncios