• Pudiera parecer de fantasía, sin embargo  el tratamiento para niños especiales con el contacto directo con caballos ofrece resultados positivos de manera inmediata, así lo aseguró  la directora de la academia de equinoterapia Iveth Ulloa Beltrán, quien hace 6 meses inició este gran proyecto en la ciudad.

    “Primero trabajé apoyando en terapias y me gustó mucho, así que empecé a tomar cursos y fui a la ciudad de México en la alta escuela de jinetes Domecq para certificarme por la Secretaría de Trabajo como Equinoterapeuta y también en neurodesarrollo, tomando cursos adicionales de equinoterapia en Amet y doma natural y así me animé a realizar este proyecto en “Equinoterapia Sonríe a Todo Galope”, aseguró Iveth Ulloa Beltrán.

    En seis meses desde su inicio ha logrado recibir a 16 niños con diferentes problemas como hiperactividad, autismo entre otros padecimientos, logrando un avance en ellos desde el primer día de terapia.

    “Con la equinoterapia se apoya a niños con necesidades especiales que puedan requerir ayuda emocional, médica o de aprendizaje y mediante esta disciplina de la equinoterapia les ayudamos ya que el caballo es un mediador para elevar la calidad de vida de estos pacientes  y puede acudir cualquier persona de cualquier edad, siempre y cuando dependiendo la situación del paciente y el doctor certifique que pueda subir al caballo”, dijo Iveth Ulloa.

    AVANCES DESDE EL PRIMER DÍA

    Las madres de familia que llevan a sus hijos a equinoterapia agradecen este tipo de actividades en la ciudad, ofreciendo como alternativa este tipo de terapias que han sido muy afortunadas en el desarrollo de sus hijos.

    LOGRA CALMARSE

    “Mi hijo es muy hiperactivo y cuando me di cuenta que ofrecían terapias con caballos no dudé en llevarlo, pues he oído lo bien que les hace la terapia con animales y en los cinco meses que lo he traído he visto un cambio muy favorable en él, pues al término de sus terapias se vuelve muy tranquilo, además que hace el intento de hablar, cosa que no hacía antes de traerlo”, aseguró  Laura Alejandra Sandoval, de 25 años

    Explicó que en un principio el menor le tenía miedo al caballo, pero la paciencia de la terapista logró que en el  primer día perdiera el miedo, agradecida mencionó que este tipo de actividades que antes no se veía en la ciudad, ayuda mucho a los niños con capacidades diferentes para su avance en su desarrollo y crecimiento.

    “Mi hijo es un niño con autismo moderado, tiene ciertas dificultades en cuanto a texturas, lenguaje y muy temeroso en situaciones nuevas pero al oír sobre las terapias con caballos decidí llevarlo pues aun cuando el recibe  otro tipo de terapias quise probar esta alternativa pues dicen que los caballos son muy nobles”.

    “Los caballos ayudan mucho a niños con la condición de mi hijo, antes ya lo había intentado subir a los ponys, pero no quiso y ahora quede sorprendida por que  le tuvieron mucha paciencia para que el lograra aceptar al caballo”, aseguró Berenice Macario López  de 30 años madre de Johan Rodríguez.

    “Antes tenía muchas dificultades en su equilibrio, se caía constantemente de manera muy fácil y tenía mucho temor a los cambios y desde hace un mes que lo llevo a la equino terapia ha disminuido su problema de equilibrio”, aseguró Berenice Macario López de 30 años de edad, madre de Johan Rodríguez.

    Señaló que antes su hijo caminaba de puntitas y ahora camina mejor manteniendo el paso más firme además que ya hace el intento de señalar las molestias pues al no hablar antes cuando lloraba era difícil descifrar que era lo que le molestaba.

Anuncios