El charro y empresario falleció a los 60 años en la ciudad de Monterrey; vivió épocas gloriosas en el deporte nacional

Juan Arnoldo Madrigal Cortés (centro) logró infinidad de reconocimientos y premios en la charrería.Además de caballos, también le gustaban los gallos.
  • MARIO HUGO RIVERA 
    MONTERREY.-La familia de la charrería y Nuevo Laredo en general está de luto por el fallecimiento de Juan Arnoldo Madrigal Cortés, ayer a los 60 años de edad en un hospital de Monterrey, Nuevo León.

    Empresario exitoso y excelente charro, “Nono” Madrigal vivió épocas gloriosas en el deporte nacional. Gustaba de los buenos caballos, de la música mexicana y de convivir con los buenos amigos.

    Verlo en la ejecución de la suerte de colas era en verdad impresionante. Su habilidad y fortaleza física lo convirtieron en poco tiempo en el mejor coleador de Tamaulipas y en uno de los más destacados a nivel regional.

    El gusto por este deporte lo heredó de su padre, don Arnoldo Madrigal Maldonado. Fue parte de una familia que lleva en la sangre la charrería.

    Junto a su hermano Mario, Arnoldo Madrigal Cortés fue parte importante en el equipo principal de la Asociación de Charros Nuevo Laredo y posteriormente creador del Rancho Santa María 05, con quien tuvo la oportunidad de participar en competencias nacionales.

    La pasión por los caballos y las suertes no terminó con él. “Nono” inculcó en su hijo Arnoldo Madrigal Hawbecker, la práctica de esta actividad y el gusto por los caballos… El fierro del 05 es de su creación.

    Entre viajes a competencias y como aficionado, “Nono” tuvo una vida productiva en el ámbito empresarial en los dos Laredos, generando fuentes de empleo tanto en sus negocios como en la Asociación de Charros.

    Ayer, después de semanas en que vio mermada su salud, en un hospital regiomontano falleció y de él quedará el recuerdo de un buen charro, un gran hombre de negocios, un padre amoroso y un excelente neolaredense.

    Descanse en paz Juan Arnoldo Madrigal Cortés.

Anuncios