Por Aldo O. Salgado Mejía –

Muchas de las personas jóvenes que residen en la Ciudad de México son tercera generación y tal vez sus abuelos migraron de estados como Morelos, Zacatecas, Michoacán o Guerrero, donde se acostumbran jaripeos y charreadas.

Es por ello que contra los embates del tiempo, aún encontramos algunos lugares que conservan y fomentan esta disciplina deportiva, uno de ellos es el Lienzo Charro Constituyentes.

Lienzo Charro Constituyentes. ActualMX

Para empezar, hay que mencionar que es el más grande de Latinoamérica con una capacidad para unos cinco mil aficionados. Además constantemente se le remodela, con lo que se vuelve un sitio obligado para quienes gustan de ver proezas a caballo.

Para quienes no conozcan qué es un lienzo charro, es como una gran arena o un ruedo de toros, aunque no tan grande, con un largo pasillo por el que entran los ejemplares equinos.

Se puede disponer del lienzo para eventos sociales como fiestas, bailes, conciertos o celebraciones religiosas.

Entre las ventajas que tiene el recinto de Constituyentes es que cuenta con espaciosos jardines, una discreta capilla y terraza. Bien vale decir que este es de los lugares que cuentan con un techo funcional por aquello de lo inclemente que es nuestro clima.

Los orígenes esta actividad se encuentran en la Nueva España, en 1532, en lo que hoy es Puebla. El primer hombre en domesticar y entrenar caballos para que hicieran suertes fue Sebastián de Aparicio, quien se dedicaba a la agricultura.

En el Siglo XIX, había grupos que se dedicaban a la caza de ladrones enfundados en lo que hoy es el traje de charro. Esta relación persona-caballo es tan importante que la Organización de Naciones Unidas para la Educación (Unesco) declaró la charrería como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Lienzo Charro Constituyentes
Dirección: Avenida Constituyentes 500. Panteón Civil de Dolores. Delegación Miguel Hidalgo. C.P. 11100. Ciudad de México.
Teléfono: 55 4986 6585
Horario: Lunes a sábado, 9:30 a 14:30 horas.
Anuncios